Retratos Salvajes

Festival Proyector

Del 8 al 17 de septiembre 2022

Claudio Correa
Jimena M. Tercero
Lou Le Forban
Sam Fuentes


Claudio Correa Una parte importante de mi trabajo como artista visual se dedica al comentario crítico de la historia y la problematización de las relaciones existentes entre los dispositivos visuales y las estructuras de poder surgidas en el contexto del mundo moderno. Asimismo, me ocupo de las jerarquías a las que el sujeto está sometido desde el análisis de los discursos, prácticas y tecnologías que atraviesan los vínculos simbólicos y políticos entre Europa y Latinoamérica.

Ignición
Full HD, stereo, mono canal, 00:01:25, 2022
Un padre de familia celebra su cumpleaños siendo recibido por su pareja con una torta con velas encendidas, mientras sus seres queridos entonan “Cumpleaños Feliz”. Al soplar las velas el festejado, la torta explota y comienzan a multiplicarse los ruidos de detonaciones, generándose una disparatada secuencia donde el bullicio del cumpleaños evoluciona al de balazos, atentados y situaciones extremas. Mientras esta ráfaga de explosiones acontece, nuestro festejado comienza un vertiginoso racconto de sus hitos biográficos, donde se traslapan collages audiovisuales poblados de fotografías de festejos que llegan hasta el auténtico momento presente, la celebración de su funeral.
https://claudio-correa.com/es/dossier/ignicion

Disolvencia
Full HD, stereo, mono canal, 00:02:31, 2021
Disolvencia, presenta una serie de obras que apelan con un gesto irónico a la relación que se teje entre el éxtasis deportivo, la reducción de la celebridad a su imagen idealizada y la crítica de la cultura de masas en nuestra sociedad contemporánea. Pastillas efervescentes sobre las que han sido grabados los rostros de icónicos personajes del fútbol – leyendas como Lionel Messi, Diego Armando Maradona, Gerard Piqué o Cristiano Ronaldo– se disuelven en agua y simulan el sonido emanado por el frenesí del público que grita al unísono un gol o la victoria de su equipo para irse fundiendo lentamente con el todo. Estas tabletas son contrastadas por una medalla de la diosa alada de la victoria Niké que hace eco a las condecoraciones militares inscritas con la leyenda de “Misión Cumplida” que fueron entregadas durante la dictadura chilena a civiles y militares como reconocimiento por realizar “servicios distinguidos”. En este caso, la medalla premia a los deportistas elegidos por su capacidad para mantener esa figura idealizada en cada momento de su movimiento frente a la ácida mirada del escrupuloso espectador.
https://claudio-correa.com/es/dossier/disolvencia

Jimena M. Tercero (Madrid, 1998) es una artista multidisciplinar que mediante el video, el performance y la pintura investiga la relación entre la naturaleza y el cuerpo humano. Trata conceptos como la memoria, lo tangible y el juego, explorando así los límites de la identidad mediante un diálogo entre objeto y  sujeto. 

Tercero se forma desde el inicio en diversos campos, entre ellos pintura con Lola Albin, recibe clases de piano en CEDAM (2003-2014) y fotografía en Cambridge (2014). Comienza a realizar piezas de audiovisual en 2015, formándose en IRTVE (2018-2020) y con diferentes referentes como el director de fotografía Rafa Roche, el seminario de Victor Erice o el taller de Victorio Storaro en la ECAM.

Desde entonces realiza diversos cortometrajes como Intimacy o Prívate que hablan de la mirada interna sobre el cuerpo. Que explora también con la performance, como en Inside voices, filmada en Conde Duque y asesorada por Itziar Okariz. Dirige documentales como También estas aquí para Artforchange-La Caixa. Desarrolla la música y voz como herramienta expresiva en CEDAM y convocatorias como Medialab con Niño de Elche y Miguel Álvarez Fernández (2021).

Actualmente sigue desarrollándose en dirección audiovisual e investigando a través de la pintura y la voz diferentes maneras de dar forma a “nuestras voces internas que a veces nos llenan de dolor pero conforman nuestra identidad”.

Privado (2019)
Duración 4:11
Nuestra adolescente a través de la metamorfosis de su cuerpo, confronta la aparición de un espacio privado frente a la aceptación en el espacio público. En su intimidad comienza ese juego donde no queremos ser mayores, pero si jugar a ser adultos. A ella se le ha quedado pequeña la princesa de los cuentos.

Lou le Forban (Marsella, 1997) Actualmente cursa un postdiploma en Le Fresnoy – Studio National des Arts Contemporains, tras completar su educacion en Beaux-Arts de Paris y Kunstakademie Dusseldorf, con artistas como Dominique Gonzalez-Foerster.

Su obra se ha expuesto entre otros lugares en las colectivas “Close to the driving bahn” en el Stadtmuseum Düsseldorf o la 70 edicion de la Jeune Création en Paris. Participa en los colectivos de performance Triovisible(Paris) y SHEESH (Düsseldorf), con ellos ha actuado en el Centre Wallonie-Bruxelles en París o en la galería Jean Collet de Ivry.

Su trabajo se inspira del cine burlesque y explora los vínculos que nuestros cuerpos entablan con los objetos: lúdicos, alegres o alienantes. Esta relación es ambivalente pues a la vez que critica, trata de reinventar, casi de forma infantil, la relación funcional lógica o de la palabra.

Golden Lake Village
Se basa en una dualidad temporal, una acción rápida que se contrapone a un tiempo “muerto”. Cada pantalla sigue las acciones de un mismo personaje: En la primera se suceden imágenes en un plano amplio, donde la protagonista corre a través de las calles de un pueblo vacacional vacío. En la segunda pantalla se la graba en primeros planos, en interiores, absorta, sin otra actividad que la espera. Gradualmente confluye el ritmo de ambas secuencias. Es en el punto de inflexión provocado por el paso de la noche al día, cuando la carrera de la primera pantalla se ralentiza y la protagonista entra en el hogar, simultáneamente, en la segunda la protagonista se levanta y marcha. 

En Golden Lake Village se desmenuza la narrativa clásica para, como si de un guante se tratara,  volverla sobre sí misma y abrocharla. Así mediante recursos cinematográficos de encuadre y edición, pretende materializar el tiempo. 
El escenario de este video es un pueblo de vacaciones  Golden Lake Village, en Bélgica, un entorno artificial creado para actividades de ocio. La autora escogió esta localización por su atmósfera angustiante y banalidad insípida. Junto a un lago artificial, se construyó Golden Lake Village de acuerdo con un plan geométrico, en el que las casas siguen un mismo modelo y conforman pequeños grupos que se comunican mediante puentecitos. En su uniformidad arquitectónica los hitos se disuelven, y la monotonía perturbada las sensaciones limitando incluso la percepción temporal. 

En la videoinstalación Golden Lake Village se opone a la promesa de la villa vacacional el desasosiego provocado por un tiempo de ocio que se vuelve análogo al tiempo de trabajo. 
https://vimeo.com/483789164

Sam Fuentes reside entre Amsterdam y Viena. Su práctica artística se desarrolla principalmente en el medio fílmico, centrado en la investigación a través de la práctica audiovisual y la importancia en el proceso de creación como herramienta y motor de trabajo. Los temas de interés son los espacios subjetivos intermedios entre los trazos de afecto, memoria, intimidad y arquitectura. 

Graduade en Comunicación Audiovisual (UC3M), con Formación Complementaria en Humanidades, y Máster en Comunicación Arquitectónica (MAca); ha realizado estancias y talleres en espacios de creación contemporánea como la EICTV (Cuba), LAV (Madrid), Nothing Happens in This Film o Konvent Puntzero (Cataluña). Su trabajo ha sido exhibido en espacios como Glasgow Centre for Contemporary Arts, Stedelijk Museum Amsterdam o Cineteca Madrid; y en muestras como Festival Internacional de Cine Documental de Buenos Aires (FIDBA), Márgenes, Whole Festival o Glastonbury Festival.

Notes Towards An Affectionate Self-Portrait Of Someone That is Not Me 

A través del retrato íntimo de Marcos encontramos, paradójicamente, un retrato del propio Sam. Esta película se convierte en una historia de amor y asombro propio donde el reconocimiento mutuo es clave. Al mirar y ser mirado, el retratado sigue escapando, cambiando y desplazándose, mientras el deseo es confrontado en un encuentro casi fortuito. El cuerpo del otro en este caso actúa como espejo, un fuera de mí mismo, pilar fundamental para el desarrollo del afecto. El mundo de Sam termina siendo el mundo que descubre a través de Marcos.
He aquí un cuerpo que cae (Sam Fuentes & Richard Mascherin)
Tomar acciones que lleven al cuerpo a perder el control, desde el impulso, la gravedad o el esfuerzo corporal. El cuerpo juega con la relación entre la caída emocional y la física, entre el placer y el dolor. La inevitabilidad de la caída y la imposibilidad de avanzar son el motor de esta pieza audiovisual que pretende adentrarse hacia un universo donde el fracaso toma el primer lugar para mostrar su forma más vulnerable en el espacio fílmico.

Fotograma de He aquí un cuerpo que cae. Por Sam Fuentes y Richard Mascherin

Más información y programa completo de Proyector: Festival de Videoarte en: https://proyector.info/