Moradas – Apología de la Verticalidad

moradas-aspa-contemporary-apologia-de-la-verticalidad-leandro-alonso-yolanda-lalonso

Exposición de escultura y fotografía.

Del 30 de marzo al 23 de abril 2022

Apología de la Verticalidad es un colectivo formado por Yolanda Lalonso y Leandro Alonso

Hoja de Sala / Lista de Obra

   APOLOGÍA DE LA VERTICALIDAD es un proyecto artístico de creación colectiva de  Yolanda Lalonso y Leandro Alonso. Instalación, escultura, dibujo, fotografía y performance para generar nueva obra y que formará parte de siguientes fases del proyecto.

   Aprovechando los puntos comunes de sus respectivos trabajos personales y sus diferencias, este proyecto trata sobre la consciencia de la verticalidad que nos rodea, como experiencia vital de la propia naturaleza que somos y como evidencia de fortaleza y seguridad. La línea crece y se extiende, sin principio ni final. Trabajan en ello a través de diferentes disciplinas artísticas, llevando a la miniatura escultórica parte de sus luces y sombras para que podamos portar esa verticalidad, siempre presente, junto a nosotros.

   Han sido seleccionadas y expuestas sus piezas en la 78 Exposición Internacional de Artes de Valdepeñas, en SanFest-17, en Espacio Bop, sala AVAM (Matadero Madrid) y galería Aspa Contemporary , entre otras muestras.


Morada De morar y -ada. 1. f. Estancia de asiento o residencia algo continuada en un lugar.

morar Del lat. morāri. 1. intr. cult. Habitar o residir habitualmente en un lugar. U. t. en sent. fig.

Esta evolución de la obra de Apología de la Verticalidad, desde la anterior exposición Apariencias, refuerza la preocupación del colectivo por el vacío, el crecimiento en la naturaleza de todo y la comunicación entre espacio y ocupación, que ya eran algunos de los elementos principales que dieron lugar a dicha muestra.

 El sentido de la construcción es importante por el vacío que deja, que permite la habitabilidad en la que sucede lo cotidiano: relaciones, reacciones, creaciones, rutinas, hábitos, todo en ese vacío. Si hacemos caso de la definición de “morada” o de “morar” que recoge el diccionario de la RAE, los artistas vivimos siempre en ese lugar, en el vacío de la creación que, paradójicamente, es el lugar en el que esta se produce. Un crear para seguir creando.

Desde el primer trabajo, el que da nombre al colectivo, la obra ha venido evolucionando, explorando las relaciones que se producen entre las personas, así como la relación entre estas y los objetos, las formas y sus infinitas representaciones. Moradas hace alusión también a la propuesta de Santa Teresa en su escrito homónimo, ese cambio de estancia como camino hacia la perfección. En la mística, el acercamiento a lo sagrado, deja en cada uno de los pasos imperfecciones y faltas, lo que posibilita el acercamiento a Dios. En nuestro caso, al abandonar estridencias innecesarias, depuramos la obra en búsqueda de una esencia en la que todo esté dicho con la menor cantidad de recursos. Esto convierte la obra en ese lugar de”residencia continuada”, que podríamos considerar permanente, por estar atrapados en y por el acto creativo, atrapados en ese vacío que deja cada obra una vez “terminada”, por cuanto que para el artista el estado ideal es el del momento de producción.

Moradas, se detiene en la intimidad del hogar, en la comunicación dentro de los espacios que habitamos, en las miradas y silencios que compartimos. Exploramos ese interior, el  lugar donde nos creemos seguros, donde convivimos sin dudar del otro, por eso hay piezas armónicas donde la comunicación es tranquila entre los elementos interiores y en otras esta armonía se ve alterada, irrumpen elementos punzantes que salen de la madriguera hacia el exterior.

Una vez creado el espacio del vacío y los elementos internos en las esculturas, fotografiamos diferentes espacios de su interior, dándole proporciones mucho más grandes para hacer visibles los rincones y situaciones que se crean en su interior de ellas, para entrar y salir a nuestro antojo.

Leandro Alonso y Yolanda Lalonso

Vista de la Sala